Cavidad oral, sida y sífilis

150 150 admin

Clínica dental en Oviedo

Desde nuestra clínica dental le damos muchísima importancia a tener una buena salud e higiene dental, es por eso que desde la clínica dental de Oviedo queremos hablar con vosotros sobre el aumento de las enfermedades de transmisión sexual (ITS).

En los últimos años se ha observado un aumento importante en el número de infecciones de transmisión sexual (ITS) y, entre ellas, de la sífilis. Del mismo modo, también se ha observado un aumento leve de casos de nuevos infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Estos incrementos preocupantes se deben a diversos factores: por un lado, las generaciones actuales no han conocido la epidemia del SIDA en sus años más virulentos y ven la infección por VIH como algo lejano y curable; por otro, los nuevos hábitos de comunicación y relación han facilitado los contactos sexuales de riesgo sin protección, tanto en los colectivos homosexuales como los heterosexuales, y parece que las ITS favorecerían la transmisión del VIH.

La candidiasis es la infección oral más característica de la infección por VIH. La forma clínica clásica es la candidiasis pseudomembranosa. La presencia de un tipo de esta candidiasis en un adulto joven “sano” debe ser sugestivo de inmunosupresión. No obstante, la candidiasis eritematosa es actualmente la forma más frecuente de candidiasis oral y aparece como una mácula rojiza típicamente en el dorso lingual y el paladar duro. También la presencia de esta lesión en una persona joven sin otros datos facilitadores, implica descartar la infección por VIH.

La queilitis angular (inflamación de las comisuras labiales) es otro proceso común de carácter crónico y recidivante en los pacientes VIH+, en el que intervienen bacterias y hongos.

Las infecciones víricas de la cavidad oral, principalmente las herpéticas, representan otra alteración común en la infección por el VIH. Lo más habitual son las infecciones recurrentes y mantenidas por el virus herpes simple, sobre todo las extraorales en los labios y en menor medida las intraorales, como lesiones ulceradas irregulares, dolorosas y mantenidas. Las infecciones por virus Herpes-Zoster a nivel trigeminal suelen ser infrecuentes.

En los últimos años hemos observado un incremento en la aparición de lesiones hiperplásicas epiteliales, como papilomas o verrugas, asociadas a la infección por el virus del papiloma humano en los pacientes infectados por VIH.

Las infecciones bacterianas orales en los pacientes VIH+ están asociadas preferentemente a la enfermedad periodontal y/o cariogénica que suelen ser especialmente agresivas.

La ITS más importante es la sífilis, que con frecuencia muestra lesiones orales en los estadios tempranos de la enfermedad. Las primeras manifestaciones de la enfermedad aparecen tras un periodo de incubación de 2 a 3 semanas tras el contagio sexual, como una úlcera indurada e indolora contagiosa en la zona de inoculación en genitales. La boca es un lugar frecuente de asiento del chancro y típicamente suele acompañarse de una adenopatía satélite que remite espontáneamente tras unas semanas.

Tras 4 a 6 semanas de la aparición del chancro, los pacientes que no son diagnosticados ni tratados, desarrollan la sífilis secundaria. Estos pacientes pueden presentar lesiones orales muy diversas, siendo las más típicas las placas mucosas opalinas. Estas lesiones normalmente se localizan en los labios, la lengua o el paladar y son extremadamente contagiosas. Otras lesiones son las pápulas eritematosas, úlceras, máculas rojizas o incluso lesiones blanquecinas simulando enfermedad liquenoide, leucoplasia e incluso macroglosia.

Tras esta etapa, si los pacientes no son tratados  pasan por un periodo de latencia en el que son contagiosos pero no presentan sintomatología y que puede durar años hasta que aparecen las graves alteraciones del sistema nervioso central, cardíacas u otras, típicas de la sífilis tardía o terciaria.

Por todo ello, el profesional odontólogo y su actividad clínica constituyen una pieza fundamental en el diagnóstico, la prevención y la reducción de la progresión de estas enfermedades de declaración obligatoria.