limpiezaImplantesDentalesOviedo

Cuidado de las encías en dientes e implantes

875 580 admin

Clínica dental en Oviedo

Desde nuestra clínica dental le damos muchísima importancia a tener una buena salud e higiene dental, es por eso que desde la clínica dental de Oviedo queremos compartir con vosotros la importancia del cuidado de las encías en dientes e implantes.

Una encía en condiciones de salud no presenta inflamación ni sangrado. Si mediante la higiene convencional no es posible la eliminación de los restos de placa bacteriana acumulados sobre encías y dientes, se pueden alcanzar niveles de complejidad microbiana cualitativa y cuantitativamente que propician una situación incompatible con la salud bucal.

El biofilm oral es el principal agente etiológico de las infecciones producidas sobre estructuras dentarias naturales (gingivitis y periodontitis) y sobre implantes (mucositis periimplantarias y periimplantitis).

Las gingivitis son un grupo de enfermedades que se caracterizan por la inflamación de la encía sin que se produzca destrucción de los tejidos de soporte del diente. Se caracterizan clínicamente por el enrojecimiento, tumefacción y sangrado al sondaje de la encía. Esta condición es reversible pero si la gingivitis no se controla, la enfermedad puede evolucionar y progresar a periodontitis.
Las periodontitis son un grupo de enfermedades de causa infecciosa que destruyen los tejidos de soporte del diente (periodonto). Se caracterizan clínicamente por el enrojecimiento, tumefacción, sangrado, pérdida de hueso alveolar que da soporte a los dientes, recesiones gingivales, movilidad dentaria y futura pérdida de las piezas, etc.

Las mucositis periimplantarias son lesiones inflamatorias de la mucosa que rodea un implante en función, sin evidencias de afección del hueso de soporte. Las características más comunes son: presencia de biofilm oral, edema, enrojecimiento e hiperplasia de la mucosa, sangrado y compromiso del sellado mucoso al sondeo, en ocasiones exudado o supuración y ausencia de reabsorción ósea. La continua presencia de biofilm sobre los implantes, induce esta reacción inflamatoria y si no es tratada correctamente puede evolucionar hacia la periimplantitis.
Las periimplantitis son lesiones inflamatorias de la mucosa que rodea un implante en función, asociada a la pérdida de hueso de soporte. Las lesiones provocadas por periimplantitis se extienden hacia el tejido óseo marginal y, si avanzan, pueden llegar a causar la pérdida del implante.
La prevención y el tratamiento de estas patología se deben centrar en la aplicación de medidas antiinfecciosas. Es necesario realizar tratamientos combinados que incluyan un tratamiento mecánico y químico. El tratamiento mecánico desestructura el biofilm oral; sin embargo, presenta ciertas limitaciones en pacientes no cumplidores. Por ello, el uso de antisépticos es imprescindible como coadyuvante químico al tratamiento mecánico.
Antisépticos como la Clorhexidina y el Cloruro de cetilpiridino son agentes con efecto antigingivitis y antiplaca, eficaces en el tratamiento de las enfermedades periodontales y con capacidad de penetrar en el biofilm oral y provocar mortalidad del mismo.
La clorhexidina al 0,12% en combinación con el cloruro de cetilpiridino al 0,05% sin alcohol, está indicada en situaciones específicas como la periodontitis y la periimplantitis. La clorhexidina a bajas concentraciones (0,05%) en combinación con el cloruro de cetilpiridino al 0,05%, se puede recomendar de forma diaria con el fin de controlar la recidiva de la enfermedad periondontal, sobre todo en pacientes no cumplidores, así como en situaciones de menor complejidad.
El cloruro de cetilpiridino es un agente inhibidor de la placa. Su uso se recomienda de forma diaria y para la prevención de gingivitis y mucositis periimplantarias.
Es por ello que los esfuerzos deben centrarse en la prevención de la aparición de las enfermedades periodontales y periimplantarias, cuyo objetivo es evitar la inflamación e infección de los tejidos dentarios y periimplantarios y prevenir la formación de un biofilm patogénico, minimizando así el riesgo de fracaso de los tratamientos periodontales y el de los implantes.