El hábito de succión digital y sus consecuencias

150 150 admin

Clínica dental en Oviedo

En nuestra clínica dental damos muchísima importancia a tener una buena salud e higiene dental, es por eso que desde nuestra clínica dental de Oviedo hoy queremos compartir con vosotros el hábito de succión digital y sus consecuencias.

El crecimiento y desarrollo maxilofacial de una persona depende de su herencia genética, pero también de la incidencia de factores ambientales durante su maduración.

Todos los recién nacidos experimentan el reflejo de succión digital como una reacción involuntaria, les aporta un sentimiento de bienestar y les interrelaciona con el mundo exterior. De un 10% a un 20% de los niños lo mantienen hasta los 5 años, aunque no están claros los motivos que llevan a un niño a prolongar este hábito. Se han barajado múltiples teorías: puede estar relacionado con otros trastornos conductuales o con deterioro de las relaciones sociales con sus compañeros o padres por considerar inadecuado este comportamiento, siendo motivo de rechazo o castigo.
La succión es provocada por el alivio del dolor en la etapa de la erupción dentaria, siendo además gratificante la llamada de atención que este hecho provocaría en los padres.

Sin embargo, es importante controlar que dicho hábito no se mantenga en el tiempo puesto que da lugar a consecuencias y modificaciones tanto esqueléticas como dentales en el desarrollo del niño.
1. A nivel óseo:
– Paladar estrecho (ojival)
– Maxilar superior hacia delante: El dedo empuja en dicha dirección el hueso superior.
– Mandíbula inferior retrasada: El dedo frena su crecimiento.
2. A nivel dental nos podemos encontrar diversas situaciones (se pueden dar una sola o la combinación de varias):
– Incisivos superiores hacia adelante. En ocasiones espaciados entre ellos (diastemas).
Incisivos inferiores hacia atrás.
– Mordida abierta anterior o lateral (existe espacio entre los dientes de arriba y los de abajo en la zona donde se coloca el dedo).
– Mordida cruzada uni o bilateral (por el paladar estrecho).
3. Alteraciones musculares:
– Hipotonía labial (sobre todo de labio superior).
– Labio inferior hiperactivo, con contracción anormal durante la succión y la deglución. Es decir, al tragar observaremos que el labio inferior realiza un sobreesfuerzo.
4. Otras alteraciones que se podrían observar:
– Boca abierta normalmente.
– Persistencia de deglución infantil. Al existir un espacio entre los dientes de arriba y los de abajo el niño se ve obligado a colocar la lengua entre los dientes para tragar.
Problemas fonéticos.
– Interposición lingual en reposo. La lengua se coloca entre los dientes en reposo.
Alteraciones en dedo (color y hasta en ocasiones callosidad).
– Labio inferior colocado por detrás de los incisivos superiores.
Interferencia de la secuencia normal de la erupción (el dedo puede frenar la salida de los dientes).