Embarazo y salud bucal

150 150 admin

Clínica dental en Oviedo

En nuestra clínica dental damos muchísima importancia a tener una buena salud e higiene dental, es por eso que desde nuestra clínica dental de Oviedo hoy queremos hablar con vosotros sobre la salud bucal de las mujeres embarazadas.

Durante la vida de una mujer, principalmente por razones hormonales, hay periodos concretos en los que las encías van a estar más susceptibles a la inflamación y, por lo tanto, se eleva el riesgo de sufrir enfermedades bucales. En la pubertad, antes de la menstruación, con la toma de anticonceptivos hormonales, durante el embarazo y en la menopausia las enfermedades periodontales tienen un especial protagonismo. Existen patologías propias de una situación determinada en la mujer, como una gingivitis gestacional, que afecta a la mayoría de mujeres embarazadas, caracterizada por la hipertrofia de las papilas interdentales y un aumento notable de la vascularización que produce sangrado, incluso espontáneo, durante la masticación, predispone a la caries dental y a problemas infecciosos. Incluso, existen formas tumorales como el épulis o granulomas gingivales, que aparecen en el embarazo y desaparecen espontáneamente después del mismo.

Estas alteraciones están provocadas por la acción de los estrógenos y de otra hormona producida durante el embarazo, conocida como gonadotropina coriónica humana. De la misma manera, los cambios del pH en la saliva, el aumento de la misma y las modificaciones en la placa dental durante la gestación también son hechos a tener en cuenta.

Conocemos la importancia que tiene la patología inflamatoria-infecciosa dental, como las periodontitis, en la posibilidad de desencadenar amenazas de parto pretérmino. Esto está ligado esencialmente a la liberación de prostaglandinas, que son sustancias oxitócicas que producen la contracción del músculo uterino.

El déficit de estrógenos típico de la menopausia produce alteraciones que dan lugar a una mayor atrofia en los tejidos de la boca, con una menor secreción de saliva, cambios en la composición bioquímica y de la flora bucal.

Los obstetras siempre indican a la mujer gestante que acuda a su odontólogo para la revisión y corrección de los problemas dentales que presente, y que principalmente se hagan en las primeras semanas de gestación. No existen contraindicaciones para los tratamientos periodontales durante el embarazo, pero es mejor que sólo se realicen aquellos estrictamente necesarios.

No existe una contraindicación absoluta ni relativa sobre la realización de radiografías dentales durante el embarazo, siempre que se lleve a cabo con un aparato en condiciones y con el foco de radiación dirigido sólo a la zona afectada. Si se desea una mayor seguridad, puede utilizarse un protector situado sobre el abdomen materno.