Influencias del tabaco en las enfermedades periodentales.

150 150 admin

Clínica dental en Oviedo

Como ya sabéis en nuestra clínica dental damos muchísima importancia a tener una buena salud e higiene dental, por eso desde nuestra Clinica Dental de Oviedo os queremos compartir las influencias que tiene el tabaco en las enfermedades periodontales.

Hoy en día disponemos de una sólida evidencia científica para considerar el consumo de tabaco como un verdadero factor de riesgo para las enfermedades periodontales, especialmente para las periodontitis, estableciéndose que el riesgo de sufrir perodontitis en los fumadores es entre dos y seis veces mayor en comparación con los sujetos no fumadores. Además los fumadores también presentan una peor respuesta frente al tratamiento periodontal.

A pesar de que en España se ha observado una clara y progresiva disminución del consumo de tabaco desde 1987, en nuestro país la prevalencia global de fumadores diarios es del 25%, siendo una de las más altas de la Unión Europea.

Las causas para explicar el mayor riesgo de sufrir periodontitis y la mayor velocidad de progresión puede deberse a varios factores:

– Presencia de un mayor número de bacterias orales en los fumadores.

– La vascularización de la encia en las zonas inflamadas se encuentra disminuida en pacientes fumadores, lo que enmascara la enfermedad y dificulta su detección temprana.

– El tabaco afecta a las células responsables de la creación de colágeno, sustancia que se produce para la curación y cicatrización.

– Afecta a las células del sistema inmune, disminuyendo su respuesta.

Dejar de fumar debería ser considerado como una parte esencial del plan de tratamiento en los pacientes periodontales. El tabaco aparece como un factor muy importante en la recurrencia de la enfermedad, empeora la respuesta a la terapia periodontal y además presenta un mayor riesgo para la pérdida de dientes durante la fase de mantenimiento periodontal.

El abandono del hábito implica múltiples beneficios para la salud periodontal, progresivamente se reducen los riesgos periodontales asociados al mejorar la vacularización y la respuesta inmune, lo que incluye una mejor respuesta a los tratamientos periodontales.