La halitosis (II)

150 150 admin

Clínica dental en Oviedo

Desde nuestra clínica dental le damos muchísima importancia a tener una buena salud e higiene dental, es por eso que desde la clínica dental de Oviedo queremos continuar con la segunda parte del post referido a la halitosis.

Tratamiento de la halitosis

Necesidades de tratamiento:

  1. Incluye la explicación de las causas y evolución de la halitosis y se realiza una profilaxis profesional. Posteriormente se instruye al paciente en técnicas de higiene bucal que incluyen práctica de limpieza lingual, cepillado, limpieza interproximal y uso de colutorios y dentífricos específicos. Por último, se programan revisiones dentales periódicas.
  2. Se realiza el tratamiento periodontal necesario en cada paciente. En caso de que sea necesario, se aplican los tratamientos odontológicos adecuados para cada caso.
  3. Se refiere al paciente a un médico o especialista.
  4. Se explican los datos obtenidos en el examen del paciente, se provee al paciente con más instrucciones profesionales y educación para que entienda que no presenta halitosis objetivable.
  5. Se refiere al paciente a un psicólogo clínico, psiquiatra u otro especialista de la psicología.

Tratamientos para cada tipo de halitosis

El tratamiento de la halitosis fisiológica, el de la halitosis patológica oral  y el de la pseudohalitosis serán responsabilidad de los profesionales de la odontología.

El tratamiento de la halitosis patológica extraoral será responsabilidad del médico general o especialista. El tratamiento de la halitofobia será responsabilidad de un médico general, psiquiatra o psicólogo

Estrategias terapéuticas para tratar la halitosis oral: El tratamiento de la halitosis tiene como principales objetivos:

  • Disminuir el número de bacterias productoras del mal olor presente, principalmente en el dorso de la lengua y en los surcos o bolsas periodontales.
  • Reducir los sustratos proteicos disponibles que intervienen en el proceso metabólico de las bacterias.

Estos objetivos se pueden conseguir mediante el uso de medidas de control mecánico y químico de los biofilms bucales. Las medidas de control mecánico incluyen los diferentes procedimientos de higiene mecánica (cepillado dental, higiene interdental…) y la limpieza lingual. En cuanto a las medidas de control químico, estas incluyen formulaciones y productos químicos.

Clorhexidina

La clorhexidina es el agente antiplaca y antigingivitis más efectivo y su efectividad en el control de la halitosis oral ha sido demostrada ampliamente. Sin embargo, el uso prolongado de colutorios con clorhexidina en las concentraciones convencionales al 0,12-0.20% se ha asociado con la aparición de efectos adversos tales como tinción dental y lingual, sabor metálico y alteración de la sensación del gusto. Este hecho descarta los colutorios con clorhexidina como la primera elección para el control de la halitosis, a pesar de haber demostrado una eficacia significativa en la reducción de los valores de compuestos sulfurados volátiles y organolépticos.

Triclosán

El triclosán es un agente antimicrobiano muy utilizado como agente antiséptico. Su actividad y sustantividad se ven incrementadas cuando se formula combinado con sales de zinc o con copolímero.

Nuevas estrategias terapéuticas: probióticos.

La halitosis puede convertirse en algunos casos en un problema crónico y los pacientes tienen que utilizar productos específicos de higiene oral de manera habitual, durante largos períodos de tiempo.

Los probióticos, según la Organización Mundial de la Salud, se definen como organismos vivos que cuando se administran en las cantidades adecuadas, son capaces de producir un beneficio en la salud del huésped.

Su uso en el campo de la halitosis oral tendría como objetivos ideales:

  • Eliminar o reducir la presencia de bacterias odorigénicas.
  • Conseguir una recolonización por bacterias que no sean capaces de producir compuestos malolientes y que compitan directamente con las bacterias productoras de mal olor (mediante generación de bacteriocinas o alterando sus factores de virulencia).
  • Reducir la producción de compuestos sulfurados volátiles y, por tanto, los valores organolépticos.

Protocolos de tratamiento para la halitosis oral

  • Halitosis genuina fisiológica
    • Limpieza y pulido dental profesional.
    • Instrucciones de higiene bucodental, que incluyen cepillado y limpieza interdental con seda dental o cepillos interproximales, y limpieza lingual suave 2 veces al día alcanzando la zona posterior de la lengua con un limpiador lingual.
    • Uso de un colutorio específico, 15ml durante un minuto, en forma de gargarismos 2 veces al día.
  • Halitosis genuina patológica oral
    • En primer lugar, deben corregirse todas las patologías orales presentes: caries abiertas, prótesis fijas y obturaciones sobrecontorneadas, gingivitis y periodontitis mediante raspado y alisado radicular o cirugía periodontal.
    • El resto de las medidas del protocolo son iguales al caso anterior.