La sensibilidad dental

150 150 admin

Clínica dental en Oviedo

En nuestra clínica dental damos muchísima importancia a tener una buena salud e higiene dental, es por eso que desde nuestra clínica dental de Oviedo hoy queremos hablar con vosotros sobre la sensibilidad dental.

Una problemática que sufren cada vez más personas.

La sensibilidad dental es un síndrome doloroso transitorio derivado de la exposición de la dentina, parte interna del diente, a estímulos externos térmicos, químicos o táctiles y que no pueden ser asociados a ninguna otra patología dental.

En los últimos años ha aumentado el número de personas afectadas por sensibilidad dental debido al exceso de consumo de bebidas acidogénicas (refrescos) y al uso indiscriminado de productos de blanqueamiento dental sin supervisión profesional.

En condiciones normales, cuando el diente está sano, el esmalte y la encía ejercen una función protectora, evitando que las partes internas del diente queden al descubierto.

Cuando el cemento o la dentina quedan expuestos debido a la retracción de la encía o al desgaste del esmalte, estímulos externos (frío, calor, dulce…) pueden excitar las terminaciones nerviosas provocando sensibilidad dental.

Los principales factores que pueden provocar la retracción de la encía o pérdida de esmalte dental son muy variados:

-Abrasión:  pérdida o desgaste del esmalte dental por roce de un objeto externo (por ejemplo, la abrasión por cepillado).

-Atrición:  el contacto diente con diente en las superficies de masticación puede provocar una pérdida del esmalte (por ejemplo, el bruxismo).

-Erosión: pérdida o desgaste del esmalte dental por acción química.

-Tratamientos odontológicos: tras las limpiezas profesionales, al eliminar la placa dental y el sarro.

En algunas personas el dolor por sensibilidad dental puede ser tolerable, mientras que en otras ese dolor les puede impedir llevar a cabo una correcta higiene bucal y esto puede derivar en otras patologías más graves como la caries y las enfermedades de las encías.

Para evitar los problemas derivados de una mala higiene bucal se recomienda utilizar productos adecuados para dientes sensibles con acción desensibilizante y protectora que actúan sobre dientes y encías, permitiendo combatir la sensibilidad dental a la vez que protegen de la caries y de la retracción lingual.