noticia14.bruxismo

Bruxismo

875 499 admin

Clínica dental  Oviedo

Definimos bruxismo como toda aquella actividad con movimientos no funcionales, ya sean diurnos o nocturnos, en la que se aprietan, rechinan y crujen los dientes.

La prevalencia de esta patología actualmente se sitúa entre un 8 y un 31%. El pico de incidencia de esta parafunción se encuentra entre la adolescencia y los 40 años, disminuyendo a partir de la 4ª década de la vida. Cabe destacar que el bruxismo es considerada la más destructiva de todas las actividades parafuncionales del sistema estomatognático.

A la hora de diagnosticar, y sobre todo tratar, el bruxismo debemos discernir entre el bruxismo diurno y nocturno. Por un lado, en el bruxismo diurno o apretamiento, intervendrán además de los músculos temporal y masetero, los pterigoideos externos e internos; se observa una relación directa con acontecimientos estresantes y es considerado más patológico.

Por otro lado, en el bruxismo nocturno o rechinamiento, y a diferencia del bruxismo diurno, sólo intervienen los músculos masetero y temporal. Se considera una parasomnia que aparece sobre todo en las fases del sueño no REM y en ocasiones en la fase de sueño REM; parece estar asociado con cambios fisiológicos relacionados con micro-despertares parciales, y se caracteriza por sonidos audibles que alertan de esta parafunción a los compañeros de habitación.

Existe una gran variedad de signos clínicos a nivel de la región oral que nos pueden ayudar a orientar en el diagnóstico del paciente bruxista; entre ellos cabe destacar las facetas de desgaste parafuncionales, las erosiones cervicales, la movilidad de los dientes periodontales, así como un ensanchamiento del ligamento periodontal, la fractura y/o fisura de dientes y restauraciones, la indentación de los bordes laterales de la lengua, la hipertrofia del vientre superficial del masetero y del temporal anterior, así como la presencia de torus mandibulares, exóstosis que han sido relacionadas directamente a un aumento de actividad parafuncional.

Los pacientes que padecen bruxismo pueden referir síntomas tales como sensación de tensión/fatiga muscular, limitación del movimiento, miositis o mialgias, dientes hipersensibles, informe de sonidos nocturnos, cefaleas o dolor en cuello, espalda u hombros. El dolor muscular por la mañana parece asociarse a un apretamiento diurno y no a rechinamiento nocturno.

Teniendo en cuenta la etiología multifactorial del bruxismo, el abordaje terapéutico de los pacientes debería ser desde un punto de vista multidisciplinar. Odontólogos, psicólogos, psiquiatras, fisioterapeutas, cirujanos maxilofaciales y/o neurólogos, deberían colaborar conjuntamente para solventar este hábito parafuncional. Sin embargo, la mayoría de los tratamientos sigue implicando la famosa férula oclusal o férula de descarga.

Aunque bien es cierto que el uso terapéutico de la férula de relajación aporta estabilidad mandibular y relajación muscular, también es cierto que son numerosos los estudios que constatan una pérdida de efectividad de dicha férula de descarga a medio/largo plazo.