La salud de la mujer pasa por las encías (II)

150 150 admin

Clínica dental en Oviedo

En nuestra clínica dental damos muchísima importancia a tener una buena salud e higiene dental, es por eso que desde nuestra clínica dental de Oviedo hoy queremos seguir compartiendo con vosotros esta segunda parte del post recogiendo información sobre la salud de las encías de la mujer durante su vida.

ANTICONCEPTIVOS ORALES

Los anticonceptivos orales están compuestos por hormonas sintéticas similares a los estrógenos y progesterona. Estas hormonas se asocian con un aumento de la inflamación de las encías que, si se mantiene en el tiempo puede conducir a daños irreversibles en los tejidos que rodean y sujetan a los dientes. Por ello, es recomendable que las mujeres que tomen anticonceptivos orales controlen sus encías con su dentista y periodoncista.

EMBARAZO

La inflamación de las encías aumenta durante la gestación y suele desaparecer habitualmente tras el parto, lo que se conoce como gingivitis del embarazo o gravídica. Si no se tiene gingivitis antes del embarazo no es común que aparezca esta dolencia durante él, sin embargo, si ya se tenía inflamación gingival con anterioridad es relativamente frecuente que el problema se padezca durante éste.

Las alteraciones de los niveles hormonales que se producen durante el embarazo afectan a los vasos sanguíneos, al funcionamiento de las células del periodonto (tejido que rodea y soporta los dientes), a las bacterias de la placa y al sistema inmune local.

La encía está intensamente enrojecida, sangra fácilmente, está engrosada y con aumento claro de su tamaño entre los dientes. Lo que permite que haya más bacterias por debajo de la encía.

Si la mujer embarazada tiene gingivitis o periodontitis previa al embarazo, se eleva el riesgo adicional de que haya resultados adversos del embarazo, principalmente parto prematuro o bebé de bajo peso. Además hay algunos estudios que relacionan la enfermedad periodontal con el tiempo que tarda la mujer que la padece en quedarse embarazada.

Una adecuada técnica de higiene bucal es básica no sólo para reducir a la mínima expresión la gingivitis, sino para prevenir la aparición de posibles efectos adversos en el embarazo. Además distintos estudios han demostrado que los tratamientos periodontales previos al embarazo son beneficiosos para la salud de las encías de la madre y, si se realizan durante el embarazo, son seguros para el feto.